Historia del café

El café es uno de los alimentos más consumidos. Muchas personas no pueden empezar el día sin una taza de este líquido negro. Su sabor amargo y el golpe de cafeína son sus principales características, pero quizás no conozcas su historia o cómo se produce. En esta entrada lo descubrirás y, además, aprenderás a elaborar un helado con este ingrediente.

Una breve historia del café

La historia del café nos lleva directamente al siglo XV, aunque los historiadores especulan que algunas tribus africanas conocían esta planta desde antiguamente. Este alimento proviene de Etiopía y la especie original aún supone las tres cuartas plantas de todo el consumo de este alimento en el mundo. Los primeros usos fueron, como no podía ser de otra manera, para aprovechar su cafeína.

Curiosamente, algunos pastores observaban la reacción de sus cabras al consumir los frutos rojos del árbol del café. Veían cómo sus animales recuperaban las energías perdidas y decidieron consumirlos también. Sin embargo, debemos la expansión de la bebida a los árabes, quienes se ocuparon de extenderla por medio mundo.

Uno de estos ejemplos fue la inauguración de la primera cafetería, la cual abrió sus puertas en 1475 en Constantinopla, unas décadas después de su conquista por parte de los turcos otomanos. Llegados a finales del siglo XVI, la bebida empezaba a ganar adeptos en Europa, cosa que no paso desapercibida por parte de la Iglesia. Así, consideraban que la bebida era una invención amarga del mismísimo Diablo. Poco después empezaría a cultivarse en Sudamérica y Asia.

¿Cómo es la producción del café?

Hoy en día las variedades más usadas son las arábigas y las robustas. De ambas se recogen los frutos del cafeto, los cuales se abren y de ahí extraen las semillas. Esto se hace a través de un proceso en seco o húmedo que retira la pulpa del fruto y nos deja al descubierto la apreciada semilla, que se denomina o grano miel.

Luego se elimina la cáscara de la semilla, se limpia y tuesta para lograr el producto que todos conocemos. Además, el tostado es clave para darle un sabor u otro a la bebida, ya que en algunos casos se aplican hierbas aromáticas u otros saborizantes.

Concluyendo…

Como has podido ver, el café ha sido aprovechado desde tiempos lejanos, es fácil de producir y puedes disfrutar de todo su intenso sabor con el sencillo helado de esta entrada. Degustarás un postre energético como pocos y refrescante.

17julio
2019
Category: Café Ortega